RSS

Explicando al Vaticano

30 Abr

vatican

La ciudad del Vaticano, capital de la iglesia católica, casa del papa, dueña de una impresionante colección de arte e historia, todo dentro de las fronteras del país más pequeño del mundo, el cual es completamente circunnavegable a pie en solo 40 minutos. Esto nos hace preguntarnos, ¿Cómo le hizo el mundo para terminar con esta ínfima nación?, la respuesta corta es: Mussolini, y la larga es increíblemente complicada, así que comenzaremos con una simplificada respuesta media.

Los papas anteriormente solían regir un país llamado los Estados Pontificios, y estos cubrían un vasto territorio de lo que ahora se conoce como Italia desde el año 754 al 1870, y durante todo este tiempo fue que los Papas construyeron la Basílica de San Pedro (la iglesia más grande del mundo) y erigieron un muro en la base de una colina llamada Vaticano sobre la cual se erigió la antes mencionada iglesia. Pero el reino de Italia, creyó que Roma sería una excelente adición a su país, así que conquistó los Estados Pontificios, y con su nación destruida, el Papa se escondió detrás de los muros del Vaticano y contenciosamente rechazaba la existencia del Reino de Italia, mientras que simultáneamente se quejaba de ser un prisionero del reino de Italia. En lugar de arriesgarse a incurrir en guerra santa al deshacerse del Papa, el rey de Italia decidió esperar a que éste saliera sólo, asumiendo que eventualmente se rendiría, pero la religión no es nada sino obstinada y 5 Papas después, desde 1870 a 1929 nada había cambiado.

Todo esto nos lleva a Benito Mussolini, el actual primer ministro de Italia que estaba cansado de escuchar al Papa, acusar al país con los católicos Italianos sobre su aprisionamiento voluntario, y Mussolini creyó que podría apuntarse algunos puntos políticos mediante la firma de un tratado con el Papa, que consistía en varios puntos y que resumiremos en estos: 1.- Italia le dona la tierra del Vaticano al Papa y 2.- Italia le da al Papa un montón de dinero en forma de disculpa, todo esto a cambio de que: 1.- el Papa reconociera la existencia de Italia como país y 2.- El Papa prometiera mantenerse neutral en cuestiones de política y guerra.

El tratado se firmó y un nuevo país “La Ciudad del Vaticano” nació y al día de hoy la pequeña ciudad en la colina tiene todas las cosas que esperas de un país, su propio gobierno, el cual dicta sus propias leyes, las cuales son implementadas por su propia policía y que ponen a las personas que las rompen en su propia cárcel. También tiene su propio banco, emite sus propias estampillas postales, genera sus propias matriculas vehiculares, aunque solo ciudadanos pueden manejar dentro de sus fronteras y como verdadera marca de cualquier país que se respete, tiene su propio dominio de internet “.va”.

Pero a pesar de estos detalles, el Vaticano no es como ninguna otra ciudad y he aquí en donde la fémina porcina circunflexionó el apéndice caudal, ya que se pone bastante raro. Para entender el porqué, hay dos cosas y dos personas que necesitan entender primero: 1.- al Papa, 2.- La increíblemente confusa Santa Sede, 3.- El país del Vaticano y aparte de eso 4.- al casi completamente desconocido Rey del Vaticano.

Principiemos con el Papa, el cual obtiene un trono en que se sentará y desdé el cual actuará como Obispo para todos los católicos en Roma, aunque en realidad todos los Obispos tienen tronos, pero como el Obispo de Roma es también el Papa y su puesto es especial, tiene su propio nombre y éste es “La Santa Sede”. Cada vez que un Papa se retira o muere, hay una especie de Juego de Tronos para ver cuál de los Obispos restantes ocupara la Santa Sede después, así que mientras los Papas van y vienen, el trono es eterno, y como tal, el nombre de “La Santa Sede” no solo se refiere al trono, pero también a todas las reglas que hacen de la Iglesia Católica la Iglesia Católica. Así que cuando Mussolini estaba generando el antes mencionado tratado, técnicamente le daba la tierra del Vaticano a la Santa Sede, la cual, lo crean o no, es una personalidad Legal en la Ley Internacional, básicamente cada vez que escuchen las palabras “Santa Sede” piensen en algo como “La Iglesia Católica S.A.” donde el Papa es el Gerente General.

Ahora, vamos de vuelta un poco con el Rey, el Rey del Vaticano tiene poder absoluto e innegable dentro de las fronteras del Vaticano y su presencia hace éste país una de las únicas 6 monarquías absolutas restantes en el mundo incluyendo a Brunéi, Omán, Qatar, Arabia Saudita y Suazilandia. El absoluto poder del rey, es la razón por la cual el Vaticano no puede unirse a la Unión Europea, ya que solo se aceptan Democracias. Y aunque el Vaticano, estrictamente hablando tiene una rama Legislativa manejada por Cardenales impuestos por el Papa, el Rey tiene la habilidad de Veta y modificar cualquier decisión en cualquier momento y por cualquier manera. Así que ¿Por qué nunca escuchamos hablar del Rey del Vaticano?, es porque aunque el Rey y el Papa son diferentes roles entre los muros de la ciudad, resulta ser que son llevados a cabo por la misma persona al mismo tiempo, lo cual tiene la divertida consecuencia de que, al ser el Papa elegido por medio de votación entre los Cardenales, que el Rey es todo poderoso y son la misma persona, hacen al Vaticano la única Monarquía Absoluta por Elección y no hereditaria.

Es justamente el Rol del Rey/Papa lo que hace desenmarañar al Vaticano tan difícil, ya que el Papa dependiendo de la situación actúa, ya sea como el Rey del País del Vaticano o el Papa de la Santa Sede. Si aún no lo entienden, no se preocupen, incluso otras naciones no lo captan completamente, por ejemplo Las Naciones Unidas tienen a la Santa Sede como miembro, pero no al Vaticano el país en sí. La Santa Sede otorga pasaportes a los ciudadanos del Vaticano, los cuales son aceptados por otros países, aun cuando esos pasaportes vienen de algo que parece más una compañía que un país. Y ya que vamos hablando de los ciudadanos del Vaticano, ellos son quizás la consecuencia más extraña del rol dual del Papa como líder religioso y monarca. Mientras que otros países tienen ciudades en las que la población crece con el siempre constante proceso de la reproducción humana, la ciudad del Vaticano no. Nadie en el Vaticano nace ciudadano y no solo porque no haya ciudadanos de sexo femenino, sino porque la única manera de convertirse en Ciudadano es ser elegido por el Rey del Vaticano para serlo y esto solo sucede si es que trabajas para el Papa, pero como el Rey es todopoderoso, tu ciudadanía está a su merced, si renuncias a tu trabajo con el Papa, el Rey te revoca la ciudadanía, esto significa que la Ciudad del Vaticano no tiene una población permanente y al día de hoy hay alrededor de 500 habitantes y todos estos habitantes trabajan para la Santa Sede, ya sea como Cardenales, Diplomáticos, Guardias Papales u otros trabajos relacionados con el Catolicismo.

Para resumir, es mejor pensar en la ciudad del Vaticano como una compañía soberana que otorga ciudadanía temporal a sus gerentes. Y al final, la razón por la que el mundo está interesado en la ciudad del Vaticano no es por los ciudadanos dentro de sus muros, pero por los miles de millones de miembros de su iglesia afuera de éstos.

fuente:cgp grey

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en abril 30, 2014 en Noticias

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: