RSS

Feliz Día de Muertos

31 oct

México es un país de magia, de controversia y de una cultura muy rica en historia…en tradiciones.

Una de las tradiciones más interesantes, genuina, mística  y controvertida de nuestro país es”El Día de Muertos,”. Aqui un poco de historia sobre el día de muertos, despues del salto. (esta larga, así que leeanla solo los que quieren saber un poco sobre las tradiciones de su país).

En Francia, Japón e Inglaterra, por mencionar algunos países, se quedaron asombrados cuando en 1963, 1985 y 1990, respectivamente, presenciaron por primera vez una muestra del arte  y la festividad que se viven en México con relación a la muerte. Y es que fuera de México la muerte es cosa seria; a la muerte no se le tutea, ni se burlan, ni se ríen de ella; en otros países la palabra muerte jamás se pronuncia pues es sinónimo de malos augurios, por eso fuera de México a la muerte se le respeta … se le teme.

En cambio en México, ocurre todo lo contrario: a la muerte se le siente como parte de nuestro pueblo, se le adula, se le canta, se le festeja, se le reta, se le habla de tu y hasta de forma irreverente se le mira cara a cara.

El Mexicano ve a la muerte como su compañera de parrandas, su amiga, su confidente. La tradición del “Día de Muertos” refleja claramente cuál es nuestra actitud ante el fenómeno: es la fiesta de todo el pueblo, donde pequeños y grandes  se unen por igual y donde se come, se ríe, se canta, se baila y se convive en todo momento con ella… con la muerte.

El arte de la fiesta se encuentra casi intacto entre nosotros. En ella exhibimos todo el lujo y toda la suntuosidad que nos falta en nuestra vida diaria. Gracias al derroche se espera atraer la verdadera abundancia.

En la época prehispánica la vida no tenía función más alta que desembocar en la muerte. De alguna manera el indígena mesoamericano esperaba la muerte en toda ocasión y ese sentimiento sigue implícito en nuestra  naturaleza hasta  la actualidad plasmándose y cobrando vida en esta bella tradición de nuestro pueblo “El Día de Muertos”.

El Mexicano ha rendido homenaje a la muerte de muchas maneras a lo largo de su historia: relatos literarios, leyendas, novelas, poemas, caricaturas, chistes, artesanías, pinturas, obras de teatro, etc.

Una de las obras de teatro de más trascendencia  y que sólo se pone en escena durante esta festividad, teniendo un papel importante dentro de ella es precisamente “Don Juan Tenorio.” Y otra muestra del ingenio de nuestro pueblo son las famosas “Calaveras” versitos chistosos, sarcásticos y burlones que con un papel de crítica social, política o personal se escriben a los amigos, familiares o personajes importantes de la sociedad o de la política mexicanas.

Como podemos ver el humorismo del Mexicano hacia la muerte es único: ingenio, creatividad, ironía, arte y sarcasmo se unen para dar vida a esta tradición en donde la muerte pierde por completo su poder de intimidar y no nos viene a causar el temor de las tinieblas sino todo lo contrario, en México a la muerte se le ve como la antítesis de lo pavoroso; en México la muerte se quita su vieja indumentaria, se viste con ropas de la época y causa regocijo y un ejemplo muy claro de esto es la ya famosa Catrina de Posadas.

¿CUÁLES SON SUS RAICES?

La celebración del Día de Muertos en nuestro país se remonta a la época prehispánica, siendo ésta la fiesta de la cosecha en donde se rendía tributo a los muertos por su intervención ante los dioses para lograr abundante producción. Se les ofrendaba comida, producto de la misma cosecha.

Los pueblos mesoamericanos eran  agrícolas por excelencia por esa razón el maíz tenía un carácter de sagrado, con la misma intensidad que el cadáver y antes de ser sembrado, era objeto de rituales. El  indígena siempre ha sido devoto de su milpa, porque en ella se encuentra el ejemplo más vívido de la resurrección. Por eso a la hora de honrar a sus difuntos pone para ellos el altar con una devoción semejante a la que pone en la siembra. Dispone las ofrendas con las primicias de su cosecha para demostrarle su eterna buena voluntad a los muertos. En mesoamérica, los altares, mas que de vida o muerte, son altares de anual resurrección. La esperanza de la vida eterna  para los difuntos, no morirá mientras haya quien cada día dos de noviembre les obsequie con tamales- imagen del bulto mortuorio- atoles, arroz, dulces y el delicioso humo del copal.

Los mexicas  concebían a la muerte como un período cíclico; ellos pensaban que el hombre vivía para morir y moría para volver a  vivir. Para el indígena mesoamericano, la muerte era el inicio de una vida nueva, de un ciclo renovado. Para ellos era muy importante la forma en que la persona moría, pues de ello dependía el destino que el alma recibiría.

Prueba de ello son los restos arqueológicos de tumbas que se han encontrado, en donde se confirma la costumbre que tenían nuestros antepasados de ofrendar alimentos, utensilios, adornos, objetos de uso personal, asociados a los restos humanos. Es posible observar en algunos enterramientos objetos dispuestos sobre los restos, o depositados a su lado, éstos generalmente se conocen con el nombre de ofrendas, las cuales son dádivas o muestras de gratitud o amor y se encuentran desde vasijas de barro hasta objetos de tipo personal importantes para el individuo durante su vida, como collares, anillos, pulseras, pendientes, juguetes, armas, adornos de todo tipo de piedras y de material incluyendo el oro.

Un detalle importante en los hallazgos arqueológicos son los restos de osamenta de perro, el cual enterraban junto con el difunto, pues tenían la creencia de que eran los perros los que guiaban a las almas hasta su morada en el más allá. Por esa razón en los días en que festejaban a sus difuntos dedicaban un día a las almas de los guías o sea los perros a los que esperaban el día 27 de octubre.

Por otro lado, en Europa, los Españoles festejaban el Día de los Difuntos siguiendo la consagración que hizo el Papa Gregorio IV, el 1° de noviembre del año 835 d.C , en donde indicaba  que se había de tributar homenaje y plegarias a las almas de los parientes y de los amigos muertos, además de llevar ofrendas consistentes en trigo, pan y vino a las iglesias para que fuesen bendecidas y después las llevaban a las tumbas, en los cementerios, pues tenían la creencia de que los muertos regresaban y había que esperar su visita; en esta ocasión, la víspera de Todos Santos, se tocaban las campanas en parte del día por los jóvenes solteros y durante la noche por los matrimonios, inclusive los habitantes de Asturias tenía tan firmemente arraigada la idea de la llegada de los muertos que, en la víspera de las ánimas, la gente no dormía  en sus camas para que los parientes fallecidos pudieran descansar si así lo deseaban.

A la llegada de los Españoles a  Mesoamérica, en el siglo XVI, se realiza el sincretismo de costumbres religiosos y surge la tradición que actualmente conocemos como “DIA DE MUERTOS”, la cual como podemos ver tiene sus raíces tanto en tradiciones prehispánicas como a aquellas que fueron traídas de la Península Ibérica y cuyo único propósito es el de tener un contacto etéreo con el ser amado, aquel que ya no está con nosotros y al cual se pretende rescatar del olvido.

Si bien es cierto que esta festividad se lleva a cabo en toda la República Mexicana, también debe señalarse que cada región tiene sus características propias dependiendo de sus raíces culturales, aunque lo que si puede advertirse como característica general y fundamental es la idea de la muerte como una consecuencia natural, que no tiene nada de macabra o lúgubre, sino que al contrario se le vive como una gran fiesta en la que todo el pueblo participa.

La festividad por los Fieles Difuntos es la conjugación, en el luto mexicano, de inocente alegría y crepuscular tristeza, adornadas con una flor de vivos colores que la naturaleza ha creado casi especialmente para esos momentos

¿CÓMO SE VIVE NUESTRA TRADICIÓN?

La festividad consiste en colocar una o varias mesas que harán las veces de altar y en donde la creatividad y el arte no tiene límite. En la parte del frente del altar se colocan varas de cañas o carrizo formando un arco y amarrándose al extremo de la mesa que hace las veces de altar con lo que se significa el ciclo de la vida y los cuatro años de sepultura del cadáver antes del reposo final, según la teología prehispánica.

El arco que se pone en la parte frontal de altar, representa la puerta de entrada al mundo de “Mitlantecutli”, por donde pasaron nuestros seres queridos y por donde habremos de entrar a la hora de nuestra muerte. Las varas del armazón se revisten con palmilla verde, rama tinaja o tepejilote y se adornan con flor de cempoalxochitl o flor de muerto para darle brillantez o luz a las almas en el mundo de los muertos; este es el color de luto usual entre nuestros ancestros milenarios: (el luto negro y la flor blanca son influencia europea), es su flor sagrada y ceremonial porque  tiene los colores del sol, de Tonatiuh; todos los indígenas anhelaban fervorosamente, después de muertos, habitar en el sitio celeste de este dios. A lo largo de arco frontal se colocan doce  estrellas o “soles” de palmilla tejida que representan los meses del año que el difunto tardará en volver a visitarnos.

La o las mesas que sirven de altar se revisten con manteles blancos muy elaborados y papel de china artísticamente recortado o picado, que representan la artesanía de nuestro pueblo,  sobre los cuales se colocan las ofrendas, y como el acto de ofrendar es una responsabilidad de familiares o amigos entonces se les espera con alimentos que fueron de su agrado. Entre los alimentos que se suelen poner como ofrenda se encuentran el  “Pan de Muertos”, tejocotes en dulce, mole, arroz, pipián, chocos, manjar, tablillas de chocolate, bebida de chocolate, dulce de jamoncillo y de pepita, se colocan también diferentes tipos de frutas como plátanos, naranjas, manzanas, dulce de calabaza y mandarinas. Todos los alimentos son servidos en recipientes de barro. También se acostumbra poner objetos personales de los seres queridos como sus lentes, bastón, sombrero, prendas de vestir, instrumentos musicales, etc. no deben olvidar las fotografías de los familiares o amigos esperados  y si fumaban se les ponen sus cigarros, puros o pipa.

No debe faltar el aguardiente o algún licor que haya sido de su preferencia, velas, veladoras e algunas imágenes religiosas. Al frente del altar, se colocan nueve velas clavadas en el tallo de una mata de plátano, éstas son para iluminar el camino del difunto en el retorno al hogar y de acuerdo al concepto religioso actual para salvarse del inframundo de sombras donde moraría como condena.

Al frente del altar se pone una cruz o un camino de pétalos de flor de cempoalxochitl  para guiar a las almas hasta su respectivo altar. Enfrente del altar se quema incienso o copal para purificar y perfumar las almas de los difuntos. También es un elemento para la elevación del espíritu y un medio para expresar nuestras plegarias por el alma de nuestros muertos.

En la mesa principal se ponen un platito con sal, un vaso con agua y una lámpara de aceite que permanece encendida toda  la noche y de la que se toma fuego para encender las velas.

Es importante recordar que la creencia de nuestros antepasados era que cuando las persona moría su alma se transformaba en mariposa, colibrí, abeja y de esa manera regresaban hasta nuestros altares, por esa razón no se debe espantar ni mucho menos matar a ningún insecto que pueda volar entre los altares.

La interpretación que se da a los diferentes elementos son: Los alimentos nutren el alma, el aceite y las velas alumbran el camino hacia el altar, las flores honran el alma, guían a nuestro visitante por medio de su aroma y representan la festividad y el agua apaga la sed y purifica el alma. Cada uno de estos elementos cumplen la función de guiar a las almas, ya sea con su luz o con su aroma, hasta su altar respectivo para que puedan disfrutar de lo que sus familiares y amigos les han preparado.

Algunas familias acostumbran poner sillas para que reposen las almas o puedan saborear los alimentos sentados, también se pone un lavamanos y una toalla para que se laven y se sequen las manos.

La idea de la existencia de un “Más allá” habitado por las almas de la gente que quisimos y a la que ya hemos visto partir y la necesidad de reencontrarse con ellos nuevamente, esperarlos y agasajarlos hacen que las familias pongan especial empeño en la elaboración de estas ofrendas dedicadas a sus seres queridos, los cuales llegan a ser una verdadera obra artesanal.

CALENDARIO RITUAL

Para la celebración existe todo un calendario ritual en que se celebra a los distintos tipos de personas o de circunstancias en que han fallecido. Posee la particularidad de que el punto de arranque o de inicio de las distintas etapas de la celebración es a las 12:00 horas, siguiendo la vieja concepción indígena de empezar los días a dicha hora y no a medianoche, pues era exactamente a las 12:00 del día cuando el sol atravesaba el meridiano.

Las celebraciones empiezan el día 28 de octubre y terminen el día 3 de noviembre, aunque los días que cobran mayor importancia son 30 de octubre y 1° y 2 de noviembre.

La celebración empieza el día 28 de octubre a las 12:00 horas, día en que se conmemora a las personas que tuvieron una muerte violenta y para quienes se colocan en el altar flores moradas y azules.

El 29 de octubre con una ofrenda semejante a la anterior se festeja a los que fallecieron ahogados.

El 30 de octubre se celebra a los que fallecieron a l nacer y que están en el “limbo”, para quienes se colocan en el altar flores moradas y blancas, se colocan también agua bendita y se enciende una veladora.

31 de octubre, este día es muy especial pues se festeja a los chiquitos y en el altar no deben de faltar canastitas elaboradas con papel picado de colores para las niñas y guacalitos para los niños llenos de dulce de jamoncillo y de pepita, se colocan también tamalitos de dulce, caldito de pollo con verduras, fruta, jamoncillo en figuritas, vasos de agua de sabores, chocolate, caramelos, velitas y juguetitos de barro pintados con colores brillantes, ya que se piensa que a las almas de los niños les gusta jugar durante la visita anual a sus casas.

Para el 1° de noviembre a las 12:00 horas se levanta la ofrenda de los chiquitos y se coloca la ofrenda de los mayores, retirándola el 2 de noviembre a las 12:00 de día; no se debe de olvidar que como el visitante es un espíritu, solamente podrá aspirar el aroma de lo ofrendado y eso será suficiente para que se vaya satisfecho, posteriormente las familias unidas visitan el cementerio, llegan hasta las tumbas de sus familiares, las asean, las pintan, las riegan con agua bendita y las adornan con flores naturales y con coronas elaboradas con flores de papel, intercambian los alimentos con los amigos y familiares y se los comen. Esta visita que se hace al cementerio a las doce del día del 2 de noviembre  y tiene como fin el de “encaminar” a las almas de nuestros seres queridos otra vez al más allá.

El día 3 de noviembre se celebra al “ánima sola”, la que ya no tiene descendencia y como se dice que ésta no puede entrar a las casas entonces en el exterior de cada una de ellas se sitúa una repisa adornada con papel picado, en donde se pone un pan, un tamal, una figura de chocolate, un vaso con agua, un platito con sal y una veladora encendida; la ofrenda deberá recogerse a las 12:00 horas del mismo día.

Son sólo 7 días de fiesta y sólo 3 días en donde dicha fiesta encuentra su clímax; en los cuales el ritmo de trabajo y la rutina se detienen permitiéndonos vivir esta bellísima tradición.

En nuestro país el DIA DE MUERTOS  representa:  Tiempo de reencuentro, tiempo de recuerdos memorables, tiempo de melancolía, de tristeza, de alegría, de júbilo de regocijo, de emociones intensas…de unión familiar. Tiempo de buscar nuestras raíces, tiempo de vivir nuestra historia, de alimentar nuestra fe.

Esta tradición por demás hermosa por su sentido, se debe conservar, debemos valorarla y rescatarla  de influencias externas. Ya es tiempo de conocer a nuestra tierra, amarla y sentirnos parte de ella como cada uno de los granos de maíz.

FLOR DE CEMPOAXOCHITL O FLOR DE MUERTO

Conocida por los antiguos pobladores de México, como la “flor de los cuatrocientos pétalos” o de las “veinte flores”, en algunas partes es llamada “pericón” y es muy utilizada desde los inicios de otoño cuando empieza a florecer para hacer pequeñas cruces que se colocan a un lado de los sembradíos de maíz para que lleguen a un buen término las cosechas y en las entradas de las casas como señal de buen augurio.

La flor de Cempoalxochitl tiene entre nuestro pueblo un significado místico, incluso hoy en día se encuentra en las comunidades indígenas que se elaboran collares de esta flor para uso exclusivamente de la gente más notable por su bondad, por su autoridad o por su status.

Esta ha sido, desde siempre, una de las flores utilizadas en los cultos religiosos y es precisamente porque ostenta el color del sol, lugar a donde anhelaban llegar todas las personas después de su muerte, por esa razón, con esta flor se cubrían exuberantemente las tumbas de los muertos y se adornaban los altares de las ofrendas en estas mismas festividades. De ahí que en nuestros días siga la tradición.

PAN DE MUERTOS

El  riquísimo pan de muertos que se saborea durante las fiestas de Todos Santos o Fieles Difuntos, tiene su origen en la fusión de dos culturas: la indígena y la española.

Esta tradición de Día de Muertos  coincide con el ciclo agrícola de muchos productos, entre ellos, el maíz de temporal, la calabaza y el chayote.

Es época de abundancia, en contraste con las carencias que padecen los campesinos del país.

A los anteriores cultivos se unió la del trigo, semilla de gran importancia en la elaboración de la gran variedad de panes para la celebración y que fue traída a México por los españoles, grandes consumidores de pan, en donde se desarrolla estupendamente.

Dentro de la creencia católica, el pan es el símbolo del Cuerpo de Cristo, y del sustento, e indicador del trabajo, bajo el precepto divino de ” ganarás el pan con el sudor de tu frente”.

Esto, aunado a la creatividad de los mexicanos adquiere la calidad de artesanía y nace el Pan de Muertos.

Antes de la llegada de los españoles las ofrendas contenían tamales, los que se elaboraban con formas humanas como hoy se elabora el pan.; por lo que algunos extranjeros lo asociaros con la antropofagia, porque simbólicamente comían el cuerpo del muerto. Sin embargo la simbología  de comer el pan en forma humana es la de apropiarse, de esa manera, de los méritos, cualidades y virtudes de los difuntos.

About these ads
 
18 comentarios

Publicado por en octubre 31, 2008 en ndb

 

Etiquetas: , ,

18 Respuestas a “Feliz Día de Muertos

  1. CELINE

    octubre 19, 2009 at 6:57 pm

    que bonita pag. le voy acomentar a mis padres

     
  2. Anónimo

    octubre 26, 2009 at 7:53 pm

    que chido hhhhhe

     
  3. armando 3 a

    octubre 26, 2009 at 7:54 pm

    chida verdad

     
  4. ALESSA

    octubre 11, 2010 at 6:21 pm

    hey que buena pagina… te felicito en verdad

    me ayudo mucho la informacion muchas gracias

     
  5. Sahachiel

    octubre 11, 2010 at 6:49 pm

    Que bueno que les haya servido/gustado la información… en realidad muy pocas personas la leen completa… jajajaja

     
  6. MAU

    octubre 21, 2010 at 8:57 pm

    ESTA PADRE NE GUSTO

     
  7. brandon

    noviembre 2, 2010 at 3:26 pm

    que chida esta la información muchas gracias

     
  8. Josue Carreño Santiago

    octubre 26, 2011 at 2:21 pm

    esta muy buena tu pagina,te felicito ojala que hubiera mas gente como tu interesada en nuestras tradiciones y constumbres

     
  9. Carmen López

    octubre 28, 2011 at 12:10 am

    Excelente tu documento, muy completo y útil, muchas gracias por compartirlo.

     
  10. Anónimo

    octubre 29, 2011 at 8:57 pm

    muy buena pagina gracias

     
  11. miguel

    marzo 27, 2012 at 8:55 pm

    gracias por compartir

     
  12. lidia!

    octubre 13, 2012 at 5:45 pm

    disculpa me podrias decir que nombre tiene el altar que aparece aqui!! o si sabes cual son los siinificados de sus elementos!! no mas informacion sobre el!!

     
  13. Anónimo

    octubre 25, 2012 at 1:52 pm

    k historia tan mas bonita de nuestras tradiciones de mexico

     
  14. soledad

    octubre 29, 2012 at 12:10 pm

    que bueno es ver todavia hay personas como tu para rescatar nustras tradiciones te felicito esta muy interesante

     
  15. Anónimo

    noviembre 1, 2012 at 10:44 am

    esta muy bien redactada felicidades

     
  16. reyes fiscal baxin

    marzo 4, 2013 at 5:38 pm

    cuando me dejaron tarea del dia de muertos encontre todas las respuestas aqui se los recomiendo chicos y chicas

     
  17. Anónimo

    octubre 23, 2013 at 3:16 pm

    Oye me gustaría saber de que región es la ofrenda prehispánica. Espero me puedas ayudar. gracias

     
  18. Sahachiel

    octubre 23, 2013 at 6:59 pm

    A ciencia cierta desconozco la raíz de dicho altar, pero fue realizado por los alumnos de la Universidad Veracruzana en la ciudad de Xalapa, bajo el título “Altar Prehispánico de Xallapan”, por lo que debería de ser Mexica.

     

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

%d personas les gusta esto: